martes, 30 de junio de 2015

EL DEPORTE FEMENINO EN LOS MEDIOS ¿OTRA VEZ UN ESPEJISMO?

He escrito en diversas ocasiones y en foros variados que el ámbito en el que más se manifiesta la discriminación de las mujeres es en el deportivo. Muy diversas son las  causas: la política deportiva de las administraciones públicas, la falta de atención de la mayoría de las federaciones a la parte femenina de su deporte, el desinterés del público o simplemente los usos y costumbres. Parece creencia general que el deporte profesional protagonizado por mujeres es menos espectacular que cuando son hombres quienes lo practican.
Pero la máxima responsabilidad está en los medios de comunicación. La excusa suele ser la falta de audiencia, pero ¿cómo se va a aficionar alguien a algo que no se ve, de lo que no se informa, que es clandestino?

Estos días finales del mes de junio se ha podido atisbar alguna esperanza para el deporte femenino. Con el fútbol de vacaciones, parece que los medios encuentran tiempo para otros deportes y también para las competiciones de selecciones nacionales femeninas. Hemos tenido dos ejemplos. El fútbol femenino, aunque ha tenido mayor repercusión el conflicto jugadoras-seleccionador que el propio espectáculo competitivo; y el baloncesto. La novena medalla de la selección femenina de baloncesto en quince años ha tenido cierta acogida en prensa escrita, radios y televisiones.

Es más ilusiona ver las noticias deportivas de TV1 los fines de semana. Sus redactores Marc Martín y Arseni Cañada han introducido el multi deporte en la información televisiva. ¡Un soplo de aire fresco! Se nota que son gente que viene del baloncesto. También es de agradecer la labor de Teledeporte apostando por el baloncesto, también el femenino; el hockey, el vóley, el triatlón, el bádminton, el fútbol-sala, etc. Saludo especialmente el compromiso de retransmitir en los próximos días el europeo femenino sub 20 de baloncesto.

Incluso los medios más indecentemente machistas, Marca y As, quienes usan la figura de la mujer casi exclusivamente como “mujer de” o por su lado erótico, se han hecho eco de alguno de los éxitos del deporte femenino español; aunque, eso sí, sin hacer un seguimiento adecuado de la competición. ¡Qué difícil era buscar en las web de esta prensa  noticias del Campeonato de Europa de Baloncesto femenino! Como mucho aparecía una pequeña reseña en una esquina y muy debajo de la página.

¿Una esperanza para el cambio? ¿Los/as  aficionados/as al baloncesto femenino, o a cualquier otro deporte protagonizado por mujeres podremos informarnos también por la prensa deportiva generalista? ¿O tendremos que seguir acudiendo únicamente a los medios digitales especializados en nuestro deporte favorito?

¿Será un nuevo espejismo? Recuerdo lo celebrado que fue el subcampeonato mundial español de basket femenino de 2014, subcampeonato que coincidió con el relativo fracaso de la selección masculina cuando era favorita y jugaba como local. Tuvo una gran acogida en los medios, pero ¡ay! llegó la competición de Liga española y ni una línea en la prensa. Una vez más se hablaría de que Sergio Llul o Sergio Rodríguez podrían recalar en la NBA, olvidando que Anna Cruz y Marta Xargay sí acudirían a jugar la WNBA con toda seguridad.

Me temo que llegará el otoño y regresará la “normalidad”. De nuevo será la dictadura del fútbol e importará más el peinado de Cristiano Ronaldo o el tatuaje de Messi que el devenir de las competiciones españolas de otros deportes y menos aún de las femeninas.


Algo habrá que hacer. La Federación Española de Baloncesto y su colaboración con Teledeporte ha abierto el camino. No es suficiente, pero se trata de un principio sobre el que profundizar.