miércoles, 30 de mayo de 2007

Qué desfachatez la del PSOE de Madrid

¿Tan difícil es la autocritica en política?
¿Tan complicado es asumir los errores propios sin echar balones fuera?
Mal futuro le veo al PSOE en la Comunidad de Madrid si su dirección no es capaz de analizar con frialdad los resultados electorales en la región. Es cierto que Sebastián ha sido barrido por Gallardón, pero no lo es menos que Simancas ha sido abatido por la candidata más mediocre y paleta de la historia de la democracia española. Tampoco pueden olvidar la pérdida de ayuntaientos de fuerte base de izquierdas como Torrejón, Móstoles, San Martín de la Vega, San Sebastián de los Reyes, Arganda o Alcalá de Henares, o la derrota, sólo achacable a deméritos propios de la perla de su corona, Alcobendas.

¿Cómo es posible que la FSM, el PSM o como se llame culpe a Zapatero de la debacle madrileña?
¿Por qué no analizan la responsabilidad de un líder y de un equipo que tras sufrir en sus carnes el tamayazo no tomó las medidas profilácticas pertinentes?
Simancas y su equipo perdieron Madrid para la izquierda en mayo de 2003. Simancas y su equipo cometieron el error de volver a presentar la misma candidatura en las elecciones repetidas en octubre de aquel infausto año y, como no podía ser de otra manera, sufrieron el castigo del electorado. Y en 2007, más de lo mismo. Y una gran parte del desencantado votante socialista se ha quedado en casa. Una vez más victoria del PP y no de un PP cualquiera, sino de la derecha más casposa y cañí que representa Esperanza Aguirre y su dúo dinámico Peral - Lamela.

La gente de izquierdas, incluyendo los militantes y votantes de I.U. no podemos estar contentos. Es cierto que IU ha mejorado sus resultados en la Asamblea de Madrid y en la capital, pero también ha sido castigada en los grandes municipios del Sur. Sólo crecemos gobernando en Rivas-Vaciamadrid y Casarrubuelos, habiendo mantenido un muy buen resultado a pesar del cambio de candidato en San Fernando de Henares. Pero hemos aumentado nuestra influencia municipal, estando en disposición de aspirar a alcaldías en muchos municipios pequeños como Bustarviejo, Navalagamella, Fuentidueña de Tajo, Cobeña, Paracuellos, etc.; siendo decisivos para la formación de gobiernos de izquierdas en Loeches o Velilla. Además ese poder de decisión ha crecido, incluso en lugares donde se ha reducido la representación como en Coslada, Leganés o Getafe.

En Izquierda Unida también tenemos que hacer una valoración crítica de nuestros resultados, evaluando por qué hemos crecido en determinados sitios y despues de hacer qué políticas Y, en cambio, las causas de las pérdidas en otros lugares y debido a qué otras políticas.

Izquierda Unida tiene parte de responsabilidad en la victorial electoral de la derecha, pero la menor; la responsabilidad principal está en la fuerza mayoritaria de la izquierda, aquella que hace sólo unos meses pregonaba que Madrid se ganaría para la izquierda si IU, presa en su crisis, lograba superar el 6 ó 7 %. I.U., a pesar de sus broncas, ha cumplido; pero el PSOE se ha caído con todo el equipo.

Y el PSM culpando a Zapatero. Quizás, sí; quizás Zapatero tenga alguna responsabilidad, pero la de no haber intervenido una Federación que ha ido de desastre en desastre desde 1995, una Federación que hace sus listas pensando en el pasteleo interno más que en el interés ciudadano; que busca sus candidatos sin tener en cuenta que deben contrastarse con los rivales ante la ciudadanía.

Si Zapatero deja que el socialismo madrileño siga cociéndose en su propia salsa es posible que pierda las próximas elecciones generales. Madrid es muy importante y hay que recuperarla para la izquierda. Zapatero debe intervenir de inmediato en Madrid.

2 comentarios:

Luis dijo...

Se da por cierto que Madrid es una ciudad y sobre todo una Comunidad en la que los ciudadanos de centroizquierda somos mayoría, pero ¿quien lo diría viendo los resultados del Domingo?. Quien puede identificar en estos resultados la ciudad de las manifestaciones contra la guerra de Irak o de tantas y tantas luchas pasadas.

El caso es que ya van muchos años, demasiados, de triunfos de la derecha y se nota para mal en la vida diaria, en el altísimo precio de la vivienda, en la baja calidad de los empleos, en los accidentes de trabajo, en el endeudamiento público, en la masificación del transporte y la sanidad, en la degradación ambiental.

Cualquiera que oiga los comentarios en los medios de transporte, en el trabajo o en las colas de los hospitales sabe que este estado de cosas indigna a la mayoría y provoca broncas considerables. Pero a la hora del voto la derecha se moviliza más, una vez tras otra y vuelve a ganar.
La situación se perpetúa. ¿Cual es el motivo?.

Es evidente que la cosa viene de lejos. La amplia movilización y las ilusiones populares de la transición se agostaron con la politica derechista y los desmanes del felipismo. La sociedad fué capaz de reaccionar contra ello, pero solo la derecha logró sacar rentabilidad politica y económica. Y le dura todavía. Parece talmente como si González les hubiera preparado el terreno.

Responsabilidad en ello tenemos todos. Los que se quedan en casa sin votar en primer término.

IU tambien, por haber reproducido recientemente una de nuestras habituales y nefastas broncas internas. Si aún así hemos cumplido e incluso rebasado las expectativas externas y de algunos de nosotros, pero ¿como nos habría ido con un método de discusión y elección interna más adecuado?.

Pero claro la principal responsabilidad está en el PSOE. No solo por el pasado que sigue pesando, sino por el pasteleo interno crónico de la burocracia de la FSM que señalas acertadamente y, sobre todo, porque en politica económica y fiscal al electorado de izquierdas no le resulta posible distinguir netamente su acción de Gobierno de la del PP.

Pues nada pongámonos a resolver unas y otras cosas - en primer lugar las que nos tocan más de cerca - que de eso se trata.

Un saludo y enhorabuena.

Anónimo dijo...

hhhhhhffffssssssssssss